Buscar este blog

miércoles, 15 de marzo de 2017

Nunca es tarde para aprender

...aunque las clases a recibir sean de snowboard, y eso implique pegarse unos cuantos batacazos contra el suelo o, mejor dicho, contra la nieve.


Y es que la mente se puede ejercitar como un músculo. Si dejamos de usarla, si dejamos de exigirle, de aprender cosas nuevas, el cerebro se acomoda, se relaja y poco a poco se va atrofiando. Por eso, me encanta aprender constantemente cosas nuevas, aunque nada más sea como un entrenamiento mental.

Pero es que, además, el cuerpo también tiene una especie de "memoria". Siempre se ha dicho aquello de "montar en bicicleta no se olvida". Pues bueno, si combinamos el aprendizaje mental con "aprendizaje corporal", tenemos la combinación perfecta.

Una forma de conseguirlo es aprender a practicar un nuevo deporte que nos sea desconocido. En mi caso, la semana pasada lo intenté con el snowboard. Y, aunque el resultado no fue el esperado (tuve que abandonar las clases a mitad de semana, por un fuerte golpe), estoy contento con la experiencia.

jueves, 26 de enero de 2017

Caminante, tú como si no hubiera camino

A veces sí hay caminos, otros los han trazado al pasar por delante de nosotros. Algunas personas incluso quieren decirnos por dónde tenemos que andar, qué camino debemos seguir.

Pero, para mí, la grandeza de estos versos de Antonio Machado está en decirnos que da igual que haya o no haya camino, lo interesante de la vida está en actuar como si no lo hubiera. Esto implica hacerse uno su propio camino. Sí, es más trabajo, pero... compensa. Siempre es mejor hacerte tu propio camino que seguir uno que no disfrutas.

Desde luego, es más cómodo dejarse llevar y circular por un camino que nos dan hecho. Todo está genial: los histos del camino están claros, sabemos de antemano lo que encontraremos... todo muy seguro, controlado y predecible, sí, pero también un poco aburrido.

En esos momentos, lo que en principio podría parecer un problema, que el camino se viera bruscamente interrumpido, si lo pensamos con tranquilidad, puede que sea una bendición más que un castigo. Unas lluvias inesperadas pueden producir unos socavones con los que no contamos.

A mí me ha pasado alguna vez. Cuando más cómodo me encontraba, de pronto me he encontrado un bache, o dos... o un camino roto. Y, a veces, nada mejor que el que todo se estropee para que todo se arregle.

El sábado me encontré este camino roto. Fue una fuente de descubrimientos. En primer lugar, reactivó mi capacidad de asombro: la Naturaleza no deja de sorprenderme. Menuda fuerza la del agua para hacer estos socavones. Eso sin contar con que unas lluvias en Murcia siempre son una bendición (aunque en esta última ocasión la naturaleza se ha excedido un poco, la verdad). En segundo lugar, me obligó a mirar a los lados. Al tener que esquivar el obstáculo, tuve que mirar el paisaje que me rodeaba, que, de otro modo, quizás me hubiera pasado un poco más desapercibido.


Otra ventaja de los caminos difíciles es que uno se obliga a deshacerse del lastre y quedarse únicamente con lo esencial, ya sea en lo material o en lo personal. Como imagino que le pasaría a Alfonso XIII cuando inauguró el pantano en el "Caminito del Rey". Pero esa es otra historia.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Antiguodernidades

¡Ains, qué tiempos aquéllos!

Ya no se hacen tuiters como los de antes. Ni skypes, ni segways...




Y es que si el cine es el séptimo arte, a veces pienso que la publicidad debería incluirse como el octavo. ¿A que molaban los anuncios antiguos?

¿Os habéis fijado en el perro? También él quiere salir en la videoconferencia.

En fin, que nos pensamos que lo de ahora es lo último, y resulta que todo esto ya son cosas "antiguodernas".

Una idea muy simpática vista en el bar Tapacubos de La Ñora (Murcia).

martes, 29 de noviembre de 2016

Duda que roe y corroe

Decía Voltaire que la duda no es una condición placentera, pero la certeza es absurda.

Así que yo, ante la duda de saber si estas setas son comestibles, prefiero abstenerme y no caer en el absurdo de intoxicarme, aunque deje pasar la oportunidad de degustar un bocado posiblemente exquisito.



Y, por mucho que Descartes convirtiera la duda en la base de su método de conocimiento, la duda metódica, es cierto que la duda no es una condición placentera. Así que, si alguien me lo pudiera aclarar, le estaría muy agradecido. Me gustaría saber cuál es la especie de estas setas. Son de principios de este mes en la Senda Ismael, en la sierra de El Valle y Carrascoy (Murcia).

Tras un buen rato buscando por Internet, me parece que son alguna especie de Boletus, pero la duda me corroe. O, como decía Don Mendo: me corroe, me roe e incluso me incoa.


¿Qué incoa
mi espíritu? Lo que incoe
ya mi cerebro corroe.
¿Mas qué importa que corroa?
¡Aspid que en mi pecho roe,
prosigue tu insana roa...

(La Venganza de Don Mendo)
 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Porque tú lo vales

Hace cuatro años me llamó la atención un vídeo que mostraba algunas cosas de las que somos capaces por conseguir algo gratis. Somos así, valga mucho o poco lo que nos den.

Pero qué gusto da cuando te dan algo gratis sin que tú hayas hecho nada para conseguirlo.

Eso nos pasó hace unos días en Sicilia, al ir a visitar unos restos arqueológicos en Segesta. Preparábamos ya la cartera, pero nos encontramos con esta sorpresa.





Normalmente se paga, pero el primer domingo de cada mes es gratis.Así que ya sabéis, si estáis de visita por Sicilia a principios de mes, el domingo tenéis las entradas gratis a los parques arqueológicos.

Moooooolaaaaa.

martes, 18 de octubre de 2016

Bébete el vino hoy

Un buen vino ha de guardarse para una buena ocas...

Hoy es una buena ocasión. Sin motivos.



Riquísimo. Y más cuando te lo han regalado ;-)

No tengas un vino bueno en la bodega, bébetelo ya. Por si acaso mañana no puedes.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Visita al Carmen del Campillo

Ya tenía ganas de conocer este sorprendente ¿bar / tetería / cafetería / heladería...?, pues había oído hablar mucho de él pero nunca había ido. Es el Carmen del Campillo, una casa morisca (como ellos se autodefinen) cerca de Crevillente.

Es cierto eso de que llegar está un poco complicado, pero merece la pena el esfuerzo.



Jardines bien cuidados, ambiente natural, rincones escondidos por todas partes, agua corriendo, yeserías islámicas, azulejos... Se reactiva la parte morisca del ADN que tenemos los habitantes de estas tierras, y no es para menos.

Una maravilla de lugar, un placer para los sentidos y una tarde estupenda en buena compañía. ¿Se puede pedir más?



Bueno sí, pero eso ya es otra historia.

Que os conozco, golfos.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Piezas de mi puzzle musical

La música es una de mis necesidades básicas. En mi particular pirámide de Maslow ocupa el nivel inferior, junto con la comida, la bebida, la ropa o la conexión wifi. Al fin y al cabo, el ser humano ha estado acompañado de la música desde hace miles de años, así que algo de necesidad fundamental tendrá, ¿no?



Quizás sea aquello que decía Diana Uribe: "El alma está codificada musicalmente". O algo así.

Pero, ¿cuándo comenzó mi relación con la música? ¿Qué he estado oyendo desde entonces? Joaquín me soltó un día "dime lo que escuchas y te diré quién eres", y me pareció una frase plena de sentido, así que voy a intentar repasar, aunque sea someramente, la música que me ha ido acompañando durante las diferentes etapas de mi vida. A ver si así descubro quién soy.

Miro hacia atrás intentando recordar cuál fue mi primer contacto con la música y la imagen más remota que se me viene a la cabeza es la de mi madre cantando coplas mientras tiende la ropa en el patio o limpia los cristales de las ventanas de las habitaciones. Por tanto, puedo decir que las primeras canciones que soy consciente de haber oído son coplas. Visto ahora en retrospectiva no me extraña, siendo mis dos progenitores andaluces y, aunque ninguna de las dos familias contaba entre sus filas con ningún músico, tanto mi padre como mi madre eran aficionados a tararear habitualmente a Manolo Escobar, Juanito Valderrama, Rocío Jurado, Antonio Molina y muchos otros clásicos de la canción española y la copla, así que empecé a crecer acostumbrándome a esas canciones.

En particular, recuerdo una cassette de Antonio Molina que nos gustaba mucho a mi hermana y a mí, y sobre todo una canción, Mi Niño Chiquito, que me hacía gracia (imagino que, de alguna manera, nosotros nos identificábamos con aquel niño chiquito). Esa canción me la sabía de pe a pa, incluso hoy sería capaz de recitar la mayor parte de la letra con los ojos cerrados. Son esas curiosidades de la memoria, no recuerdo qué comí la semana pasada pero sí la letra de una canción que no habré oído en más de 30 años. Lo mismo me ocurre con muchas canciones de esa cinta. Y seguro que a mi hermana también.

En esa época (principios de los años 1980) me sucedió una anécdota graciosa con esa canción. Eran las fiestas del pueblo, con la verbena típica amenizada por la también típica orquesta de pueblo. En un momento dado, la orquesta hizo una pausa para descansar (y, de paso, beberse algunos cubatas) y alguien de la comisión de fiestas tomó el micrófono y comunicó a los niños que si alguno se atrevía a subir al escenario y cantar una canción, se llevaría un premio. Mi familia no estaba para muchas fiestas en lo económico por aquel entonces, así que no iba a dejar yo escapar la oportunidad de pillar un premio de manera totalmente gratuita. Ni corto ni perezoso, y antes de que el organizador terminara de hablar, me lancé a las escaleras, subí los escalones de dos en dos, casi tropezándome y me puse delante del micrófono. Cuando me vi allí, durante un momento no supe qué cantar, pero enseguida me vino Antonio Molina a la memoria y... ¡voilà! Mi Niño Chiquito salió de mi garganta con todas las ganas de que era capaz. Imagino que no sería nada especial mi forma de cantar, pero a mí me valió aquella canción por un premio fantástico: UN BALÓN DE REGLAMENTO. Así que bendita la hora en que aquella cassette llegó a mi casa. Durante varios días me sentí un artistazo.

No quiero alargarme más, así que es posible que en el futuro dedique otras entradas a escribir sobre otras piezas que han compuesto el puzzle musical de mi vida. Como soy un promiscuo desvergonzado en muchos aspectos de la vida, y lo musical no iba a ser una excepción, creo que la imagen final que me saldrá del puzzle será muy colorida. Ya veremos.

De momento, os dejo aquí el vídeo de una paisana que he descubierto precisamente ¡hoy! y que me ha dejado flipado con el pedazo de vozarrón que tiene: potencia, garra, elegancia y un estilazo que ya quisieran muchos. Para quitarse el sombrero, el peluquín y hasta el cráneo.


martes, 2 de agosto de 2016

De Juegos, de Tronos, de Cuadros y de Enanos

Me he enganchado de manera irremediable a Juego de Tronos, lo confieso. Soy de los que está esperando ("ansiosamente" quizás es una palabra excesiva, pero sí "con ganas") a que salgan nuevos capítulos. Creo que aún no había hablado en esta suerte de diario de cosas que me rondan por la cabeza acerca de esta serie, y la verdad es que se lo merece, pues le he dedicado un montón de horas (y más que pienso dedicarle conforme se vayan estrenando las prometidas temporadas siete y ocho).

Hay muchísimas cosas que me gustan de esta serie, pero si me pusiera a hablar de todas ellas me llevaría demasiado rato... que podría emplear en volver a ver algunos de mis capítulos preferidos, por ejemplo. Así que, para ser breve, voy a ceñirme a un aspecto que me ha llamado la atención, y es las referencias, pretendidas o no (yo creo que pretendidas la mayoría), a algunos cuadros relativamente conocidos. Por cierto, puede que desvele algunos detalles que, si no has visto la temporada sexta, quizás prefieras descubrir por ti mismo. Si es así, mejor no sigas leyendo.


Pensé en esto de los cuadros la primera vez que vi a Melisandre (divina ella) desnudándose y quitándose su collar, ese famoso collar que mantiene su cuerpo con la juventud y lozanía con la que la hemos visto en más de una ocasión. Pero esa alegría macarena de su cuerpo la descubrimos falsa en uno de los momentos más sobrecogedores de la saga, en el capítulo 6x01. Esa escena me parece un homenaje al cine mudo (los primeros minutos del capítulo 6x10 también son otro homenaje sublime), pues Melisandre transmite una sensación de derrota amarguísima sin decir una palabra, tan sólo con su cara, sus movimientos pausados, esa forma de desnudarse lentamente ante el espejo... Cuando se quita el collar descubrimos que su cuerpo "real" es el de una anciana en la recta final de su vida. Su mirada, su lentitud de movimientos y su cuerpo avejentado nos van diciendo algo así como "he fracasado en el proyecto de mi vida, lo que yo creía verdadero era falso, me equivoqué en mis decisiones...". Una pasada, bravo por el trabajo que hace la actriz en esa escena.

Cuando vi esa imagen de la anciana me quedé pensando que yo había visto algo parecido en algún cuadro. Y, efectivamente, un día dediqué unos minutos a buscar y encontré un cuadro de Grien (Hans Baldung), un pintor alemán del renacimiento, discípulo de Durero.

Mirad el fotograma de la serie y el cuadro de Grien y decidid por vosotros mismos si puede haber alguna relación o no...





Fotograma del capítulo 6x01 "La Mujer Roja". Melisandre sin maquillaje ni collar

Y aquí el cuadro de Grien (que, por cierto, lo tenemos aquí al lado en el Prado)

 Detalle del cuadro de Hans Baldung "Las tres edades y la Muerte" 
(Museo del Prado). Fuente: Wikipedia



Pero hace poco, cuando vi el capítulo 6x10 (¡qué capitulazo!), me dije que el "niño/enano" que avisa al maestre Pycelle para llevarlo a los sótanos era ni más ni menos que... un personaje de Las Meninas de Velázquez. A partir de aquí pensé que podrían encontrarse otras referencias a cuadros más o menos famosos en la serie. Para no alargarme, mencionaré sólo por encima dos de ellas: esta del "niño/enano" que avisa al maestre y otra de uno de los personajes más carismáticos de la serie: Tyrion Lannister.

El niño/enano que avisa al maestre Pycelle en 6x10


Detalle del cuadro Las Meninas, de Velázquez, representando a Mari Bárbola, enana al servicio de la corte de Felipe IV (Imagen: Wikipedia).



Tyrion Lannister sentado, esperando su juicio, como pensando "Lo que hay que aguantar..."




El enano Sebastián de Morras pintado por Velázquez. ¿No tiene cara de estar pensando lo mismo que Tyrion? (Imagen: Wikipedia).



Seguro que si alguien quiere indagar un poco más a fondo podría encontrar muchos más parecidos razonables.

¿Pensáis que estas similitudes son intencionadas o son puramente casuales? En cualquier caso, otro detalle más para admirar esta soberbia serie.

Como curiosidad, aquí tenéis un artículo de Javier Bilbao bastante interesante acerca de los enanos y su presencia "de la corte a la televisión" a lo largo de la historia.


miércoles, 29 de junio de 2016

To brexit or not to brexit


Los divorcios y las separaciones suelen ser tristes. Al fin y al cabo, representan el fracaso de una relación que antes funcionaba más o menos bien (idealmente, hasta poco antes de la ruptura). Cuando la convivencia se estropea, a veces las partes se dan un tiempo y, eventualmente, si la cosa no se arregla, se van cada uno por su lado.

El Reino Unido dice que ya no quiere seguir con la UE, que se quiere ir, es el famoso brexit (dice la Fundéu que lo escribamos en minúsculas y cursiva). Ya veremos qué pasa al final, pues según he leído el tema no es nada fácil, por la forma de funcionar las cámaras de los Lores y de los Comunes, que podrían bloquear la salida, además del veto que podría intentar imponer el Parlamento escocés. Incluso en el caso de que finalmente se traduzca en una salida, podrían pasar unos dos años. ¡Fiuuuu!


Pero la cuestión no es si se va o no se va. O al menos, no es la más importante desde mi punto de vista. La cuestión es que la mitad del Reino Unido quiere divorciarse de la UE (52%) y la otra mitad no quiere (48%). El problema de los países es que, al contrario que cuando el divorcio lo quiere una persona, las naciones no tienen una voz unánime, por eso tenemos que funcionar a votos. Y en casos donde la sociedad está tan dividida como en este caso, todo son problemas, pues, se haga lo que se haga, la mitad del país se quedará con la idea de que ha perdido, que le han impuesto la postura del otro bando.

En Parlamento europeo estuvo dispuesto a hacerle algunas concesiones al Reino Unido a fin de que no se fuera, pero ahora que, a pesar de las concesiones, han votado por irse, muchos parlamentarios están achuchando y metiendo prisa para que se hagan los trámites cuanto antes, en una especie de "¿Quieres irte? ¡Pues ya estás tardando!" Y, por otro lado, los partidos independentistas y nacionalistas están aplaudiendo el resultado del referéndum como el gran triunfo de la libertad y de la soberanía (ahí están nuestros Trumps europeos: Marie LePen and company).

Personalmente, soy contrario a los nacionalismos y los movimientos independentistas. Alguien dijo que "el nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando". No soy tan radical, pero comparto el fondo del mensaje. Que no digo yo que no tenga su faceta positiva el no depender de nadie para tomar decisiones, pero los beneficios de estar en una unión grande, fuerte, con una moneda única, la libre circulación de personas y mercancías y unos derechos y obligaciones comunes sobrepasan holgadamente a los inconvenientes. A mí me gustaría que las leyes europeas tuvieran más peso aún en los gobiernos nacionales del que tienen actualmente. De hecho, creo firmemente en que cuanto antes lleguemos a un gobierno mundial, democracia y transparencia mediante, mejor nos irá. Ahí están la punta de lanza de las organizaciones internacionales como la ONU y las herramientas del Derecho Internacional. ¡A ver si fuera pronto!

Y, no obstante y a pesar de lo dicho, creo que hay que escuchar lo que tienen que decir todos. Ahora que tan de moda está en nuestra España el posicionamiento a favor o en contra del referéndum para la independencia de Cataluña, no entiendo que preguntarle a la gente sea una cuestión tan problemática. Hacer un referéndum no debería ser un problema, precisamente eso es la esencia de la democracia, oír lo que tiene que decir el pueblo, ¿no? De hecho, deberían hacerse referéndums para muchas más cuestiones (estudiando cómo se pueden usar las nuevas tecnologías para que no salga muy caro el asunto). Yo quiero un país unido, no quiero una Cataluña fuera de España, pero no tengo ningún miedo a dejar que cada uno diga lo que tenga que decir. Otra cosa es si sólo los catalanes tienen que tener voz o no, porque Cataluña también es algo que pertenece a todos, igual que mi pueblo pertenece a todos los españoles, catalanes incluidos. Además, el problema no es fácil pues también hay una polarización social cercana a la mitad-mitad. Pero hay que oír lo que tiene que decir la gente. En cualquier caso, la situación no es la misma que en el brexit, ya que en este último caso hablamos de alguien que se ha hecho socio de un club y ahora quiere darse de baja. No es lo mismo. Así que volvamos al tema, que me voy por las ramas.

Se produzca o no el brexit, el verdadero fracaso sería no aprender las lecciones que podamos extraer de aquí. Entre otras, deberíamos plantearnos la pregunta de porqué la mitad del Reino Unido ha querido largarse. ¿Es egoísmo, un querer estar sólo "a las maduras" y cuando les toca hacer sacrificios (económicos, sobre todo) lavarse las manos? ¿Y entonces por qué han querido permanecer Escocia, Irlanda del Norte, Gibraltar...? ¿Por qué han querido permanecer más del 75% de los jóvenes, y por qué han querido irse los más viejos de forma masiva? ¿Ha habido manipuladores que han mentido exagerando los inconvenientes de estar en la UE? ¿O han metido miedo con el tema de la inmigración? ¿Y dónde estábamos los europeístas convencidos para explicar las ventajas y desmentir los errores?

Otro punto a tener en cuenta es que no podemos dormirnos en los laureles. Creíamos que la UE era una planta que había echado sus raíces y ya funcionaba sola. Pues no. La planta necesita agua. Hay que "regar las macetas" cada día. Entre otras cosas, "regar las macetas" implica hacer pedagogía, explicarle a los que no lo tienen claro cuáles son las ventajas de estar unidos en este viaje. Para esto, conviene entrenarse con los que tenemos más cerca. Obligarnos a explicarles a otros las ventajas nos sirve a nosotros mismos para organizar nuestras ideas y ver las cosas más claras. Yo voy a practicar con mis sobrinos, si soy capaz de explicárselo a un niño ya tengo la mitad del camino andado.

No sé si finalmente te irás, Reino Unido, pero, en vista de que la relación hace aguas, si lo necesitas, tómate tu tiempo. Ojalá descubras que estamos hechos para estar juntos y quieras volver. Espero que estemos dispuestos a acogerte con los brazos abiertos.

Para terminar, aquí dejo una de las reflexiones más lúcidas que he leído en estos últimos días acerca del brexit por parte de un británico europeísta:

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/24/actualidad/1466796991_571333.html?rel=cx_articulo#cxrecs_s


martes, 10 de mayo de 2016

La primera palabra

- Diga la primera palabra que se le ocurra cuando le muestre la siguiente fotografía.



- ¡Pezones!

- Iba a decir que está usted muy enfermo, pero... ¡joder! Es que yo pienso lo mismo...

- ¡Gracias, doctor!

viernes, 22 de abril de 2016

Pues, para terminar, unas pizzas mismamente

No es mala forma de terminar una despedida de soltero.



No me extraña que Italia haya presentado ante la Unesco una candidatura para que declaren a la pizza Patrimonio de la Humanidad.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/03/05/actualidad/1457199141_455255.html

Aunque parece que los ingredientes vienen, en gran parte, de fuera de Italia (pizzas chino-italianas...), según han dicho en la radio esta misma mañana...

Ya nada es lo que era.

¡Vivan los novios!

martes, 12 de abril de 2016

Libros de Educación, Ciencia y Programación

En OpenLibra podemos encontrar un amplio catálogo de libros técnicos (no busquéis novelas) sobre temas tan dispares como Física, Química, Ajedrez, Educación, problemas de Matemáticas o Programación de sitios Web.


https://openlibra.com/es/

He de reconocer que no le he dedicado mucho tiempo, pero un par de búsquedas me han bastado para ver un montón de títulos que me daban ganas de leerme. Mirad si no lo sugerentes que son títulos como

- Matemática... ¿Estás ahí? La vuelta al mundo en 34 problemas y 8 historias
- Canadian Chess Problems
- Derecho Penal. Delitos Informáticos
- Astronomía Recreativa
- El Origen de las Especies (sí, el que estáis pensando, el de Sir Darwin).

No obstante, he visto algún libro que no tengo muy claro que sea no comercial, posiblemente se les haya colado. Ya digo que no estoy seguro, pero tengo mis dudas. Hay que tener cuidado con estas cosas.

Dicho esto, os recomiendo que os paséis por allí y echéis un vistazo al catálogo.


martes, 22 de marzo de 2016

Nancy quiere entender a los españoles

¿Sabes lo que es el malange? ¿Y por qué algunos hombres, en España, cuando pasa una mujer guapa, al mirarla dicen "Canela. Canelita en rama"? Nancy tampoco lo sabe, pero lo está aprendiendo poco a poco.

La tesis de Nancy es una novela de Ramón J. Sender, escrita en forma de cartas, que nos cuenta la historia de una estudiante de filología que está aprendiendo la cultura y el idioma españoles nada menos que en Alcalá de Guadaíra, un pueblo de Sevilla, y dentro de un ambiente gitano y flamenco. Nancy incluso se echa un novio gitano, para aprender mejor. Y claro, no tardan en surgir los malentendidos, las expresiones que no logra comprender, las palabras mal pronunciadas, los juegos de palabras, el gracejo sevillano gitano...


Por un lado, me ha sorprendido la cantidad de anécdotas e historias que ya conocía en forma de chistes individuales y que he visto reflejados y conectados en esta historia. Ahora no sé si fue antes la novela y de ahí salieron los chistes, o si fueron antes los chistes y Sender los agrupó hábilmente en el libro. En el fondo qué más da. Por ejemplo, recuerdo que una profesora de inglés, en el instituto, nos contó hace años una anécdota de cuando estuvo en Inglaterra, que en las noticias de la radio y la tele oía la palabra "gorilas" hablando de España y resultó que al final se referían a las "guerrillas". La pronunciación inglesa de ambas palabras puede confundirse fácilmente. Pues bien, esa historia aparece en La tesis de Nancy y ahora ya dudo de si mi profesora nos engañó y nos contó en primera persona algo que había leído en este libro, o si realmente le ocurrió la confusión a ella también (todo pudiera ser).

Por otro lado, algunas ocurrencias de Nancy son para reflexionarlas detenidamente, pues son un hábil retrato del carácter español y encierran, aunque sea en forma de comentario jocoso, unas ideas muy serias. Como cuando dice

Parece que los españoles son muy feroces en las pequeñas guerras y no tanto en las grandes. Por eso tal vez no han estado en las últimas guerras mundiales. Y les alabo el gusto. 

No tengo claro que eso sea un piropo, a pesar de que Nancy nos alabe el gusto. Y es que he visto muchas veces esa ferocidad en "pequeñas guerras" (pongamos, una discusión en familia, o un debate en la barra del bar) pero cuando ha llegado el momento de las grandes nos echamos para atrás (por ejemplo, estoy harto de ver a gente quejarse de boquilla pero que se rajan a la hora de poner una reclamación por escrito, que sería algo que de verdad ayudaría a cambiar la situación que criticamos).

Otra cosa que podemos encontrar en esta novela es una suerte de realismo mágico que recuerda (ligeramente, eso sí) al de García Márquez en Cien años de soledad. Por ejemplo, la escena de la cabina de teléfonos, casi al final de la novela, es totalmente surrealista, y a mí me recuerda a esa famosa peliculita La Cabina, con López Vázquez. O cuando Nancy se pone a hablar del cenizo, ese personaje oscuro y siniestro, invisible, pero que ella percibe sentado a su lado en el coche y que le da mala espina.

En fin, no me ha parecido una novela magnífica, ni me he reído tanto como comenta alguna gente que ha hecho mientras leía esta novela, pero sí que he pasado unos cuantos ratos divertidos, así que la recomendaría como una lectura agradable. Si tienes raíces andaluzas, seguro que te gusta leer algunas de las confusiones y malentendidos de Nancy con expresiones que seguro que habrás oído más de una vez.

Y no os robo más tiempo, que es mejor que lo empleéis en La tesis de Nancy.

viernes, 18 de marzo de 2016

La llave de Sarah (libro)

Una gripe tiene algo bueno. Mientras estás convaleciente, en los momentos de mejoría temporal en los que por un rato deja de dolerte la cabeza y la congestión te da un respiro, tienes mucho tiempo libre para leer. Y eso me ha pasado a mí en estas últimas semanas. Tirarme cuatro días encamado me ha dado para muchas lecturas. Ya iré comentando algunas por aquí.

Una de ellas ha sido un libro que tenía aparcado ya mucho tiempo en mis estanterías. Y por fin me lo he podido terminar. En el pasado había hecho algún intento de leerlo, pero no terminaba de decidirme. La historia es demasiado triste y te tiene que pillar con el cuerpo fuerte, si no, lo normal es que uno tienda a evitarlo, no queriendo castigarse con otro dramón.


Elle s'appelait Sarah (Ella se llamaba Sarah) cuenta la típica historia de burradas hechas por los nazis contra los judíos, sólo que en esta ocasión los de las burradas no son los nazis de manera directa, sino la propia policía francesa, ¡contra ciudadanos franceses!, siguiendo una orden-petición de los nazis.

Se trata de un episodio real, que en Francia ha causado vergüenza durante muchas décadas, pero que finalmente se está reconociendo desde los poderes públicos, y se está asumiendo en los últimos años, como algo de lo que SE DEBE hablar y recordar, en vez de ocultarlo y silenciarlo.

Resumidamente, lo que ocurrió fue que la policía parisina sacó una noche a miles de judíos de sus propias casas, es decir, a sus propios ciudadanos, de nacionalidad francesa, a quienes debía servir, y los concentró en un estadio (el Velódromo de Invierno), desde donde los envió a los campos de concentración nazis. Todo ello salpicado de las típicas burradas, incluyendo separaciones de niños y sus padres y demás historias en cuyos detalles macabros no me apetece entrar.

La novela cuenta este episodio desde el punto de vista de una periodista americana que vive en París, y que se mete a investigar el pasado de una niña de las que fueron atrapadas en la redada de aquella fatídica noche de los años 40. Así, se van intercalando ambas líneas temporales en la narración.

Una historia dura, a mí me hizo soltar la lagrima en algún momento, pero que nos viene a decir que las cosas vergonzosas no hay que enterrarlas, sino que hay que airearlas para intentar aprender de los errores del pasado. Una novela muy recomendable, pero sólo cuando uno se encuentre con sus fuerzas a pleno rendimiento.

También existe una peli, de título La llave de Sarah. Aquí está el tráiler:


lunes, 14 de marzo de 2016

Vistas del Valle de Murcia y Castillo de la Luz

En la Sierra del Valle y Carrascoy, a 438 metros de altitud sobre el nivel del mar, se encuentra el Castillo de la Luz (también llamado de Santa Catalina del Monte y del Verdolay). Si subimos un poco más arriba tenemos unas vistas estupendas.

Recomendable echarle un vistazo, tiene incluso restos de un aljibe.


Si miramos un poco más de cerca el castillo


Las casas que se ven al fondo son la pedanía de La Alberca, y más al fondo, el valle del Segura.

Una pasada.

Otra vista, esta más cercana


La sierra que se ve al fondo es la Sierra de Ricote.

lunes, 22 de febrero de 2016

La falsa primavera y las flores

Este invierno tan cálido está haciendo que muchas plantas florezcan fuera de su época habitual, confundidas con esta "falsa primavera".

El sábado pasado me encantaron estas florecillas azules en las inmediaciones del Barranco del Sordo. ¿Alguien me puede decir cómo se llaman? A mí me recuerdan un poco al tomillo...


martes, 12 de enero de 2016

David Bowie (por Garbancito)

Dejo esta vez este espacio para que hable Garbancito, vía un email que nos ha dirigido a unos cuantos de sus lectores.
--

¡Qué bueno era el artista que ha muerto! Y desde que existe Facebook más, hay que aparentar (el famoso postureo) que somos progres y cultos, así es que ahora mucha gente está compartiendo fotos de este británico (todos los músicos buenos son británicos... sí, Mozart también lo debería de ser).
Seguramente conocéis más canciones de él que yo, incluso yo conocía más de él de las que creía conocer. Pero por si acaso os dejo unas cuantas que deberíamos recordar cuando oigamos David Bowie y ya valorar si merece la pena tantos posts, o incluso un email como éste.
La que yo consideraba más famosa:

https://www.youtube.com/watch?v=nP6xBFyA_aw
Otra del espacio, también muy famosa aunque no había pensado que fuera suya:

https://www.youtube.com/watch?v=tRcPA7Fzebw
Por esto le llaman "El hombre de las estrellas". También se preguntó si había vida en Marte. A finales de los 60 los rusos y los yankis se disputaban la carrera espacial, se estrenaba la peli "2001: Una odisea en el espacio" y David Bowie cantaba estas cosas.

https://www.youtube.com/watch?v=v--IqqusnNQ

Una que habréis escuchado mil veces (yo la recuerdo en el Kadet de José subiendo hacia Sierra Espuña, después o antes de la de Radio Ga Ga).
Sí, la publicó Queen, pero Bowie no sólo se limita a colaborar. De hecho, había ido a hacer los coros de otra canción, pero como no funcionaba se juntaron varios músicos y empezaron a improvisar hasta el punto de que Freddy Mercury canta palabras sin sentido en la canción y salió esto.

https://www.youtube.com/watch?v=YoDh_gHDvkk

Ésta quizás no os suene tanto. A mí sí porque sobre ella ponían mensajes de futbolistas animándote a escuchar los partidos en la COPE, y suena bien.

https://www.youtube.com/watch?v=Tgcc5V9Hu3g


A los quinceañeros de los 90 les sonará mucho esta otra, y si además no se lavaban el pelo y se ponían camisetas de rayas pasando de todo (menos de curso) creerán que es una versión del mejor grupo Grunge de la historia (su fama creció con el trágico suicidio del cantante), pero había sido publicada veinte años antes.

https://www.youtube.com/watch?v=HSH--SJKVQQ
Y ya no pongo más, que tampoco era mi artista favorito. Lo bueno de un músico es que por mucho que se pierda deja su obra. La memoria de un músico es la única que no debe honrarse con un minuto de silencio, sino escuchando su legado. Ahí os he dejado algo.
Y como en los posts de internet, si conocéis alguna que os haya gustado, marcado, sea famosa por algo y/o se me haya pasado, compartidla.
Adiós al Major Tom.

jueves, 7 de enero de 2016

Libro: Lecciones del abuelo

Invitado por C a tomar café en su casa tras una de tantas comidas de Navidad, no puedo evitar fijarme en un libro que asoma el lomo en una de las estanterías:



Como eso de "del abuelo" me trae gratos recuerdos, tomo el libro y le echo un vistazo a su interior. Consiste en una colección de máximas, frases, aforismos y sentencias que, según narra el autor, le contó su abuelo junto a la verja (foto en la portada), que era el lugar donde solían reunirse abuelo y nieto a filosofar sobre la vida. Pequeñas píldoras, lecciones de vida, que le han sido útiles a lo largo de los años.

Siempre me han gustado las frases como estímulo, como semillas de un proceso posterior de análisis, para que se queden por ahí "rondando por la cabeza". Y este libro está lleno de algunas muy buenas (también alguna discutible, pero, ¿habrá algo mejor?).

No es un libro para leer como una historia homogénea, pero tiene varias frases que pueden muy bien servir como incentivo a la reflexión. Por ejemplo, esta:


 Así que, recomendado.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Pensar como se habla y hablar como se piensa

Si no vives como piensas, acabarás pensando como vives

 Hoy me he sorprendido citando erróneamente la frase de arriba a un amigo. Me he dado cuenta de que he cambiado, sin ser consciente, el verbo vivir en la frase original por el verbo hablar, dejando el resultado más o menos así:

Si no hablas como piensas, acabarás pensando como hablas.


Pero el caso es que me convence el resultado después de cometer el error, pues creo que también es verdad la frase enunciada de esa otra manera. 

El contexto es que mi amigo suele bromear mucho con determinados temas que son políticamente incorrectos. No tengo nada contra una broma puntual o un chiste sobre cualquier tema, creo que ninguna vaca debe ser sagrada, y los temas políticamente incorrectos me la traen un poco floja (unos más que otros, la verdad). Pero si en vez de bromas puntuales pasamos a convertir en una rutina el contar chistes de mariquitas, o burlarnos de las suegras, los inmigrantes, el maltrato animal, los políticos, las putas, los yonquis, cualquier-profesión-que-se-os-ocurra, o incluso, el humillar a otros o a nosotros mismos, o cualquier otra cosa que se os ocurra, pienso que al final las probabilidades de que vayamos evolucionando poco a poco en nuestra forma de pensar hacia esa forma de ver la vida van aumentando gradualmente. And that's no good, brother.

 Foto: A pensadora - The Thinker - Quarta Sunset, Jônatas Cunha. Flickr.

Es de sobra conocida la importante relación entre lenguaje y pensamiento, e incluso es un tema clásico de debate si el pensamiento determina el lenguaje o si el mecanismo también funciona en el sentido inverso, pudiendo modificar o influir sobre nuestros pensamientos (estado de ánimo, capacidad de superación...) al modificar el lenguaje que utilizamos.

Así que, mi conclusión es esta: temas tabú para hacer una broma o un chiste, ninguno; pero nuestro discurso ha de ser, como regla general, coherente con nuestro pensamiento. Si no, mal vamos.

Por cierto, he dedicado un buen rato a buscar el autor de la frase original y no lo he conseguido, así que agradecería si alguien me puede dar alguna pista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...